/**/

PRIMER ACTO: Las primeras tres décadas


 El argentino Hugo Medrano trabajaba para el teatro bilingüe para niños Teatro Doble, tras venir de cinco años como actor y director en España. Teatro Doble era el único teatro en Washington que realizaba presentaciones dirigidas al público hispanohablante, no existía en la ciudad otro programa teatral latinoamericano, salvo por eventos ocasionales o presentaciones de algunas iglesias. Hugo vio la necesidad por un teatro es español que llenara el vacío cultural.

No pasó mucho tiempo para que Hugo y sus amigos de Teatro Doble - incluida Rebeca Read, una bailarina que se mudó de Nueva York a Washington – iniciaran conversaciones sobre la creación de un teatro por su cuenta. En 1976, en una casa del vecindario de Adams Morgan, con ambiente colonial y bohemio, nació GALA - acrónimo de Grupo de Artistas LatinoAmericanos – como un consorcio de artistas visuales, escritores, bailarines, cantantes, músicos y actores.

Desde el principio, GALA tuvo dos objetivos principales: ofrecer obras españolas y latinoamericanas a la audiencia hispanoparlante de Washington, y crear conciencia entre la comunidad de habla inglesa sobre la riqueza y variedad del teatro hispano.

Con su primera obra, “La Fiaca” del argentino Ricardo Talesnik, GALA confirmó su sospecha: Washington estaba lista para un teatro hispano.

“No había nada igual, por lo cual llenó una carestía increíble”, recuerda Rebecca. “Pero lo que pasó después realmente nos impresionó. Fundamos este grupo, hicimos la primera puesta en escena y al día siguiente despertamos con un titular a seis columnas en el Washington Post sobre lo que habíamos hecho, sin siquiera haber contactado a la prensa. Fue una gran sorpresa que un grupo de teatro en español hiciera repentinamente un gran espectáculo y querían saber que vendría después. La gente comentaba por todos lados y se nos acercaban. Fue un momento muy emocionante e inspirador”, agrega Rebecca.

“Era obvio que había una necesidad, pero también era cierto de no había tantos teatros en el área. Existían unos ocho grupos entonces ahora hay más de 80”, asegura Hugo.

Poco después de constituir GALA, Hugo y Rebecca fueron a Argentina a casarse. Recorrieron el país para ver todo el teatro posible y obtener información que pudieran utilizar en GALA. Regresaron a Washington inspirados y listos, y crearon talleres similares a los que vieron en Argentina para que los artistas pudieran avanzar y combinar diversas habilidades.

A diferencia de muchas zonas de los Estados Unidos, Washington nunca ha sido un lugar representativo de una cultura hispana única. El público principal de GALA, al igual que sus actores han sido argentinos, mexicanos, españoles, chilenos, uruguayos, paraguayos, peruanos, etc. Como resultado de ello, GALA ha tenido que responder a asuntos del interés de la totalidad de la comunidad latina. Es así que para GALA la unificación de la audiencia ha sido un objetivo fundamental. “GALA no es español, argentino o puertorriqueño es latino en todo su esencia”, dice Hugo.

Desde sus comienzos, GALA tuvo un enfoque totalmente bilingüe. Por muchos años, la mayoría de las obras de teatro eran presentadas en español y en inglés, algunas veces una detrás de la otra y, otras veces, en días alternados. Rebeca recuerda que “muchos de los actores eran bilingües, pero algunas veces era confuso saber cuál versión íbamos a presentar. Ocasionalmente, los actores podían decir el parlamento en el idioma equivocado o el público podía venir a la función errada”.

 “Debido a que algunos de los actores no hablaban inglés, en ocasiones teníamos actores distintos para cada uno de los idiomas. Si los artistas usaban tallas diferentes, necesitamos dos vestuarios distintos. Estábamos manejando dos producciones diferentes de la misma obra. Incluso, para una pieza tuvimos dos directores porque uno de ellos no hablaba inglés”, continúa Hugo. Por ello, eventualmente abandonaron las presentaciones en idiomas alternados y se dedicaron más que todo a presentar obras en español, con la posibilidad de traducción simultánea al inglés mediante audífonos.

Aunque GALA comenzó como un grupo de artistas de diversas ramas, con el tiempo su enfoque fue más específico. En lugar de intentar incluir todas las artes con limitación de medios, el grupo se reorganizó y evolucionó hacia Teatro Hispano GALA. El equipo principal se mantuvo, con Hugo y Rebecca a la cabeza. En 1980, dos nuevos miembros se unieron para convertirse en piezas fundamentales del crecimiento del teatro: Abel López and Sonia Castel.

Abel López, un mexicano-americano/Chicano de cuarta generación, no hablaba español cuando llegó a GALA. Pasó de actor  de reparto a Asistente de Producción y luego se convirtió en Productor y Director Asociado, con lo cual obtuvo un rol de liderazgo en el teatro, así como también en el ámbito del teatro de Washington y en el teatro hispano a escala nacional. Abel continúa siendo parte de la familia GALA.

Sonia Castel llegó a GALA como Directora de Relaciones Públicas en 1988. Hugo y Rebecca la conocían de su tiempo como Directora de Teatro Doble y era la única Directora Cultural del Festival latino de Washington. Ella fue clave para el avance de GALA. Nacida en Panamá, parte de una prominente familia judía sefardí y criada en Inglaterra, Sonia estaba preparada en teatro profesional y le apasionaba el área. Logró incrementar la audiencia de GALA, incluyendo a todos los sectores de hispanohablantes, latinos y más. Lamentablemente, Socia falleció en 1991.

En sus primeras tres décadas, GALA se convirtió en lo que muchos consideran el teatro en español líder del país, ganado la lealtad de la audiencia y el reconocimiento a través de premios. Para los fundadores Hugo y Rebecca Medrano, este fue un momento emocionante, pero sabían que más retos estaban por venir.

Sin duda alguna, uno de los mayores retos era encontrar un hogar. Fue un camino duro: GALA pasó de la casa de Hugo y Rebecca en Adams Morgan a la Iglesia All Souls entre las Calles 16 y Harvard. Lugo se mudó al Centro de Artes Lansburgh entre las Calles 7 y E (donde se encuentra actualmente el Teatro  Shakespeare); de allí pasó a la Escuela Católica del Sagrado Corazón en Mount Pleasant y, posteriormente, estuvo en un galpón en el centro de Washington, DC. Afortunadamente, a donde quisiera que GALA se mudaba, su leal público le seguía.

Para Hugo  Rebecca sería un sueño hecho realidad el conseguir una locación permanente Con mucha ayuda y trabajo arduo, GALA había un arte único y lleno de riqueza a la motivada audiencia de Washington.

El que GALA se asentara en el Tivoli en 2005 no fue el final de la historia. Más bien, significó el inicio de un nuevo acto. “En el Tivoli, por fin estamos en el lugar y momento adecuados. Es un área que cambia aceleradamente y uno de los vecindarios de la ciudad más dinámicos y culturalmente diversos. No podríamos estar más felices”, confirma Rebecca.


Teatro GALA
3333 14th St NW
Washington, DC 20010
Teléfono:(202) 234-7174
Email: info@galatheatre.org
Boletos en internet: GALA Ticket Box
Encuéntranos en el MAP
Share on Google Plus

About Bizmode Creativo